SOUFFLÉ DE CHOCOLATE

EL BIZCOCHO CRUJIENTE POR FUERA Y JUGOSISIMO POR DENTRO

¡Hola!

Esta semana vengo con un postre de chocolate, sí otro más. Y es que el chocolate siempre encanta, y más si es uno como este SOUFFLE DE CHOCOLATE.

Este bizcocho es crujiente por fuera, y super jugoso por dentro. Es tan jugosito que hasta parece crudo, pero nada más lejos de la realidad. Es el chocolate derretido el que crea este efecto, y junto con su parte superior crujiente la combinación en boca es alucinante.

A mí me encanta con un poquito de nata por encima, pero también se puede añadir azúcar glas para decorar, o simplemente tal cual. El sabor siempre es delicioso. 

Ingredientes: 

 170 gr de chocolate (70%)

100 ml de leche

un poquito de vainilla

25 gr de cacao en polvo

5 huevos (separar las claras de las yemas)

95 gr de azúcar 

Elaboración:

Precalentamos el horno a 200ºC.

Este postre se hace a través de tres elaboraciones, que luego se unifican y forman el soufllé.

 

En primer lugar hay que poner en un cazo la leche con la vainilla (da igual si es vaina de vainilla, que sacaremos las semillas y añadiremos todo a la leche, o si es en sabor en pasta o esencia).

Vamos a llevar la leche a ebullición, hasta que empiece a hervir haciendo chop chop. Esta acción se llama infusionar la leche.

Una vez comience a hervir retiramos del fuego, y le añadimos el cacao y el chocolate (que debemos de fundir al fuego o en el microondas) e iremos moviendolo junto con la leche bien hasta que se deshaga y unifique, quedando una crema espesa de chocolate. 

En segundo lugar, mezclaremos las yemas de los huevos con el azúcar y reservamos.

Y en tercer lugar vamos a montar las claras a punto de nieve. Ayuda mucho si le añadimos un poquitín de cremor tártaro, montarán super rápido y firmes. 

Ya tenemos todas las elaboraciones, ahora es el momento de unirlas. Primero la mezcla de chocolate la uniremos a las yemas y el azúcar. Podemos añadirlo a mano, pero debe quedar todo bien unificado y homogéneo.

Cuando esté bien mezclado es el momento de añadir las claras montadas, poco a poco y mezclando con movimientos envolventes para que las claras no se bajen en exceso. 

Cuando tengamos todo unificado es hora de añadirlo a nuestro recipiente. Puede ser de cristal, de plástico, de cerámica… pero es muy importante que aguante super bien el calor del horno. Ten en cuenta que se horneará a 200 grados, y un plástico no apto para el horno se derretirá, igual que un cristal que no soporte altas temperaturas, que puede romperse.

Llenaremos el recipiente a 3/4 partes de su capacidad. No menos, ya que sino no cubrirá ni el borde del recipiente. 

Vamos a hornear 15 minutos a 200 º. No te preocupes si ves que crece mucho hacia arriba, al sacarlo del horno bajará un poquito. 

 

El souffle de chocolate es super crudito por dentro, sino es así nos habremos pasado de horneado. Pero está tan delicioso, tan jugoso, y con tanto sabor a chocolate… ¡es increíble!

Puedes contarme en redes sociales que te ha parecido, y etiquetarme para que lo vea. Además. si pones el Hastag #postresconirene tendremos una comunidad y unión de postres entre todas super chula.

 

¿TE HA GUSTADO ESTA PUBLICACIÓN?

Compartela en tus Redes Sociales y así podrás tenerla siempre a mano

Últimas entradas


Estas son mis redes sociales, por si quieres hacerme una visita 😉

¿TE GUSTAN MIS RECETAS Y CONSEJOS?

Puedes dejar aquí tú email y recibir aviso de nueva receta cada semana. Así no te perderás nada